DAY 4 – CONTACTO CON LA ARENA

Con una temperatura ya más llevadera, el raid ha partido hoy de Midelt en dirección a Errachidia: un enlace por carretera de 160 kilómetros, que ha concluido a los pies de un oasis donde se ha procedido primero al obligado ritual del briefing y seguidamente, a dar la salida de la especial –seguimiento de track-, justo cuando las agujas del reloj marcaban las 11,30.

La especial –180 km.- ha arrancado con la clásica pista rápida y pedregosa de Marruecos, pero no iban a tardar en aparecer los primeros ríos de arena, que han puesto en serios aprietos a muchos de los participantes, muy en particular, a quienes compiten dentro de la categoría de dos ruedas motrices, aquí, en franca desventaja con respecto a los que pilotan modelos 4×4. Un poco más adelante, José García Yeregui ha solucionado con manifiesta habilidad un serio problema de la correa de distribución, y entretenimiento también para la familia Dombriz, padre e hijo, que no tarda en averiguar lo «malamente» que funciona un Panda con gasoil. En la gasolinera se han equivocado de combustible, pero enseguida tienen a su alrededor a no menos de siete equipos rivales ayudando a resolver el desaguisado -¡auténtico espíritu DTP!-.

El polvo y la abundancia de piedras continúan durante kilómetros sometiendo a los coches a despiadada tortura hasta el mismísimo final de la etapa y por el camino surgen contratiempos mecánicos de toda índole, que se añaden a los padecidos en anteriores jornadas y que van desde roturas de latiguillos de freno hasta cárteres hundidos, embragues desfallecientes, alternadores caprichosos, y ruedas, unas cuantas ruedas, reventadas. El Panda de otro equipo familiar, el Granollers II, que integran Marc y Pere Tuset, también, padre e hijo, y ambos, consumados mecánicos, se detiene con la bomba de gasolina fuera de uso –la suya propia, que iba perfecta, la habían cedido previamente a otra escuadra catalana-. No hay otro remedio que remolcarles con un coche de la organización, que lo hará, toda una hazaña, durante 130 kilómetros y tras sufrir no pocas penurias hasta el momento de abandonar la pista.

El sol de frente primero y la total oscuridad después han añadido un toque extra dificultad a los últimos compases de la especial, a la que se suma la propina de más de 60 kilómetros de enlace hasta alcanzar el destino final en Dades. Y hoy dos son los equipos que se estrenan pisando el escalón más alto del podio, el Rocamora Brothers, integrado por María Dolors y Josep María Rocamora, quienes se imponen en 4×4 –está claro que en el Desert Trophy Panda lo de las familias da juego-, y el Makalan Team –Paco Navas y Marcos López- que, después de una jornada en la que por fin consiguen dejar atrás los problemas de carburación de su Panda, dominan la clase de dos ruedas motrices.

Contacto

Envíanos aquí tu mensaje....

Enviando

©[2016] Panda Desert Trophy all rights reserved

Condiciones GeneralesPolítica de PrivacidadPolítica de Cookies

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account